Fría relación (Ganador del II Premio de microrrelato Librería Bravo)

Aún no ha amanecido cuando el sonido de su despertador me llega amortiguado tras la puerta de madera. Pasarán diez minutos hasta que aparezca por aquí y sin decirme una sola palabra se preparará el desayuno casi sin abrir los ojos. No será hasta su regreso del trabajo al mediodía cuando me dirá la misma frase de siempre.

– Vengo con un hambre voraz.

Me preguntará qué hay de comida y le sugeriré algunas ideas, aunque no siempre le parecerán bien.

Después se encerrará en su despacho durante toda la tarde y sobre las ocho volverá a mí. Con aire más calmado y cariñoso me observará de arriba a abajo buscando algo placentero que llevarse a la boca. En este caso suelo acertar.

Se marchará al sofá a ver la televisión, casi siempre sin cenar. Con un poco de suerte volverá por aquí de madrugada.

Me engañaría si pensase que nuestra fría relación va a cambiar porque él es un humano y yo soy sólo una nevera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s