La ilusión de un final feliz

refugiados

No sabía que me iba a resultar tan difícil escribir una novela sobre los refugiados en Uganda, Ruanda y República Democrática de Congo. Estoy basándome en hechos reales y quiero ser fiel a sus historias aunque introduzca algo de ficción, pero sobre todo quiero hacerles justicia.

Durante mi investigación estoy confimando cosas que ya sospechaba, pero también estoy averiguando otras que me hacen agarrarme con más fuerza a contar lo que está sucediendo para que todo el mundo sepa lo que están pasando todas estas personas.

Y sobre todo para cerrar muchas bocas que sin pararse a entender un solo segundo lo que está sucediendo, lo que están padeciendo, se atreven a decir a la ligera “que se vayan a sus paises de vuelta en las pateras”. Porque estas personas que vienen desesperadas no lo hacen por venir a “jodernos” como muchos suelen comentar bien orgullosos. Vienen huyendo y al igual que nos pasaría a nosotros también les cuesta abandonar sus hogares. ¿O es que acaso se piensan que les apetece dejar sus casas para embarcarse en viajes a pie arriesgando sus vidas si se encuentran con grupos rebeldes por el camino, o a meterse en pateras donde pueden morir ahogados?

Si se marchan es porque no ven otra escapatoria, porque ni siquiera se sienten a salvo en sus propias casas, porque en cualquier momento pueden atacar la aldea, quemarlos dentro, secuestrar a sus hijos para obligarles a ser niños-soldado, violar a sus mujeres y en muchos casos secuestrarlas para poder seguir haciéndolo cuando les apetezca, matar a todo el que pillen por delante. ¿Qué pasaría si nosotros nos viéramos en una situación como esa? ¿No saldríamos huyendo muy a nuestro pesar?

A pesar de llevar media novela escrita, tengo un conflicto con el que estoy luchando desde anoche después de casualmente ver un reportaje en La Noche Temática en La 2 sobre los refugiados de Congo. Mi idea es contar lo que sucede y me gustaría poder escribir un final “feliz”, pero me he dado cuenta de que, si quiero ser fiel a la realidad y verdaderamente hacerles justicia, esta novela no puede acabar bien.

M. Deimos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s