Ilusiones

ilusion

Ahí estaba. Llevaba en la misma posición en la entrada desde que la había traído el mensajero a primera hora de la mañana. Mamá no había querido abrirla a pesar de mi insistencia. Caminé a su alrededor por decimonovena vez, guardando las distancias, por si acaso. No me había atrevido a cogerla así que desconocía su peso. Acerqué el oído. Nada.

No era muy grande… aunque un cachorrito podía caber dentro. Quizá estaba dormido y por eso no hacía ruido. Papá me prometió uno si me portaba bien y mi cumpleaños estaba cerca, solo quedaban siete meses. Sí, tenía el tamaño adecuado. No podía ser otra cosa.

Mamá se acercó y quitó el precinto mientras me miraba sonriente. yo también sonreí, pero por poco tiempo. Mi sonrisa se transformó en una mueca de decepción cuando vi que de la caja sacaba un jarrón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s