Tentación

tentacion

Privada de la vista me sentía vulnerable pero también me excitaba.

– ¡Siéntate!

En otras circunstancias no le habría permitido hablarme así, pero en esta ocasión obedecí sonriendo.

– ¡No te rías!

Me agarró la barbilla más fuerte de lo normal.

– Dame tu mano.

Dudé durante unas décimas de segundo, suficiente para hacerle perder la paciencia. Colocó sobre mi palma la empuñadura de un cuchillo, me obligó a cogerlo y guiada por él, presioné el otro extremo contra algo que lentamente fue rasgándose.

– Esto no me gusta.

– ¡Cállate! Ahora echa la cabeza hacia atrás y abre la boca.

Me negué, pero fue inútil. Un líquido caliente rozó mi lengua. Mis papilas esperaban lo peor pero se encontraron con el dulce sabor del chocolate. Una risa fracturada y compulsiva se apoderó de mí mientras mi cuerpo no dejaba de temblar.

Se acabó lo de probar cosas nuevas.

Anuncios

Un pensamiento en “Tentación

  1. Guillermina dice:

    Me gusta,es original, y no me esperaba el final. Besitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s