Club de lectura 2016/2017

El Club de lectura 2016/2017 clausuró en junio. Un año con lecturas variopintas en las que unas nos han gustado más que otras. Aquí os dejo una lista de los libros que hemos leído:

La canción de Dorotea (Rosa Regás)

Ácido sulfúrico (Amélie Nothomb)

Fahrenheit 451 (Ray Bradbury)

Diario de un zombi (Sergi Llauger)

El tren de los huérfanos (Christina Baker)

Como agua para chocolate (Laura Esquivel)

La hija de Cayetana (Carmen Posadas)

La casa de los siete tejados (Nathaniel Hawthorne)

La tabla esmeralda (Carla Montero)

Casa de muñecas (Henrik Ibsen)

 

 

Anuncios

The catcher in the rye vs. El guardián entre el centeno

the-catcher-in-the-rye-004

No, no me he equivocado al meter el título de la entrada. Quiero hablar de The catcher in the rye la última novela que hemos leído en el club de lectura en inglés, pero no puedo hacerlo sin hacer referencia a El guardián entre el centeno.

Hace unos años leí la versión traducida al español y el libro me resultó insulso, no me aportó absolutamente nada y el protagonista me pareció un niño rico estúpido con ninguna otra cosa mejor que hacer que criticar a todo el mundo.

La experiencia tras leerlo en su versión original ha sido completamente diferente, de ahí que haga una entrada especial para este libro (si me hubieran dicho hace unos años que llegaría a hacer una reseña sobre este libro jamás lo hubiera creído. No habría malgastado mi tiempo en él).

Mi visión o mi percepción sobre Holden Caulfield y lo que le sucede a lo largo de ese fin de semana en el que se narra la historia es el resultado de encontrarse en un limbo entre la edad adulta y la niñez, un lugar que no le permite encajar ni en una cosa ni en otra. No comprende la forma de comportarse de los adultos y nos lo deja claro en numerosas ocasiones, criticándolos. Para él los adultos son falsos (phonies), palabra que repite hasta la saciedad. No comprende este comportamiento de los adultos. La manera de comunicación, falsa e hipócrita, las mentiras… y sin embargo no deja de imitar todo lo que detesta de los adultos en un intento por encajar. Tiene mucha rabia acumulada y falta de autoestima. Se ve constantemente con un ojo exterior que juzga y critica cada cosa que hace o dice. A Holden Caulfield no le gusta ser como es. Constantemente desea ser de otra manera. Crea pensamientos donde tiene éxito, donde se comporta y habla como le gustaría. Es muy peliculero, curiosamente, ya que nos deja también muy claro que odia las películas. Las odia porque le hacen creer en una realidad que no existe y eso le fastidia. Ve que la realidad no es como en las películas, es infinitamente peor y además él no se ve como el héroe o el protagonista. No tiene el control de las situaciones por eso siempre que se imagina cosas, son pensamientos violentos y de control y dominio sobre los demás siendo, para él, esa la única manera de demostrar que vale delante de todos esos a los que detesta.

Tiene una obsesión por proteger a los niños, él mismo explica que le gustaría ser the catcher in the rye, el guardián que vigila para que los niños que están jugando entre el centeno no se despisten y caigan por el acantilado. Ese acantilado quizá simboliza el paso a la edad adulta o las relaciones con los adultos. Porque, en mi opinión, lo que hace de Holden Caulfield lo que es son los posibles abusos sexuales que sufrió de niño. Esto no es algo que se especifique en la novela, pero varios puntos y frases de ciertos capítulos unidos con el resto de comportamientos del protagonista me llevan a pensar en esos posibles abusos, que explicarían la extraña manera que tiene de enfrentarse al sexo (lo ve como algo pervertido, lo incómodo que se siente cuando en el hotel entra la prostituta en su habitación a petición de él y comienza a ponerse nervioso). Explica también ese odio hacia la falsedad de los adultos. Es posible que un adulto amable y de confianza lo traicionara abusando de él. Por eso es incapaz de entablar relaciones duraderas con cualquier persona.

La única persona en la que se muestra verdadero y relajado es con su hermana Phoebe, todavía símbolo de esa niñez pura aún no manchada por el paso a la edad adulta o por los propios adultos. El único momento en el que Holden es feliz es en el carrusel viendo a su hermana montado en él, dando vueltas, símbolo quizá de la niñez que gira de manera perpetua.

Todo esto fui incapaz de verlo en la versión en español. Otra cosa que fui incapaz de entender es el hecho de que ciertos asesinos en EEUU tuvieran en su poder este libro como si de alguna manera hubiera sido su inspiración o se hubieran sentido identificados con él. Me pregunté qué demonios vieron en este libro y en el personaje de Holden que pudiera hacer algún tipo de conexión en sus cerebros y acabar haciendo lo que hicieron. Lo cierto es que después de leerlo en inglés, veo en Holden muchos rasgos que coinciden con la mente criminal de un potencial asesino en serie. Según Vicente Garrido en su libro La mente criminal suelen ser solitarios en la niñez, promovido por maltratos físicos, tener algún tipo de transtorno de conducta o mental. No sienten que encajen en la época (de edad) que les toca vivir y crean un mundo de fantasía y en ese mundo sienten la necesidad de influir en él de manera destructiva. Anhelan ser dueños de una vida diferente. Progresivamente imaginan que el control sobre la vida humana es la mejor forma para relacionarse con el mundo.

<<El asesino en serie pretende con los asesinatos convertirse en otra persona, ser alguien diferente de quien es, y acabar de esta forma con un tipo de vida que se le antoja intolerable>>.

Holden odia todo lo que le rodea, le deprime. En ocasiones dice que quiere morirse. Fantasea constantemente con situaciones alternativas a las vividas en las que él toma el control, sabe dar una buena contestación o incluso se imagina pegando varios tiros a un tipo o reventando la cabeza al que ha escrito fuck you en el muro de colegio de Phoebe o en el museo. Todos los pensamientos donde se ve haciendo lo que le gustaría y no lo que ha hecho, son violentos y van creciendo en violencia según avanza la novela. Desea ser diferente a como es. Su repulsión hacia Stradlater y los demás chicos que salen con chicas y que acaban teniendo sexo con ellas en la parte trasera del coche aunque ellas no quieran, la incomodidad que siente con la prostituta en el hotel, su visión de que todos los que están en ese hotel manteniendo relaciones sexuales son unos pervertidos, la confesión de que situaciones como la que acababa de tener en casa del profesor le ha pasado una veintena de veces durante la niñez, la sobrerreacción hacia la pintada del fuck you… son indicativos que van sumando poco a poco durante la novela hasta conducirnos (al menos a mí) a la conclusión de que recibió abusos durante la infancia. Holden no mata a nadie en la novela, pero como le dice el propio profesor: lo malo no es que se sienta así ahora. Lo malo es llegar a los treinta y seguir sintiéndose igual. Si nadie ayuda a Holden a solucionar todo este conflicto interno podría acabar siendo ese asesino del que hablo (y de nuevo, esta es sólo mi humilde opinión).

Hay muchas cosas de Holden Caulfield que siguen sin gustarme, pero puedo decir que su lectura en inglés me ha aportado una visión mucho más rica y profunda de él que en su mal traducida versión al español.

Club de lectura – El tren de los huérfanos

17181g1

Ayer dimos por finalizado nuestro trayecto en tren en el Club de lectura. El viaje ha sido controvertido, ya que el traqueteo suave ha hecho que sea agradable, pero nos hemos dado cuenta de que quizá cuando nos vendieron el pasaje nos dieron gato por liebre. Esperábamos tener ventanilla para poder disfrutar en profundidad del camino, pero nos dieron pasillo. Un pasillo sencillo y frío, sin tonalidades ni profundidad de campo. Recto, sin altibajos. El viaje prometía sorpresas, pero ha resultado ser plano y predecible. Nos han tocado unos compañeros de viaje que sí tenían vistas a la ventana y cuya charla ha resultado interesante a nivel informativo, pero no han sabido hacernos llegar todo lo que había tras esas ventanas. Su charla ha sido interesante, nos mantenía enganchados a escuchar lo que tenían que contar, pero no nos han dejado huella. Vamos, que no son de esas personas a las que te gustaría pedirles el número de teléfono para seguir en contacto y entablar una amistad.

Club de lectura febrero 2017

Estamos a punto de finalizar nuestro recorrido en El tren de los huérfanos y nos ha empezado a entrar hambre, por lo que lo primero que haremos nada más bajar del tren será comer algo. En el tren nos hicieron algunas sugerencias interesantes y ayer los miembros del Club estuvieron decidiendo cuál sería la más acertada. Las opciones fueron las siguientes:

Deseo de chocolate de Care Santos

Chocolat de Joanne Harris

Como agua para chocolate de Laura Esquivel

La cocinera de Himmler de Franz-Olivier Giesbert

Un cadáver entre plato y plato de Tom Hillenbrand

Hubo bastantes dudas al respecto, pero finalmente se decidieron por Como agua para chocolate.

como-agua-para-chocolate

Club de lectura Enero 2017

Con un poco de retraso incluyo esta entrada me parece a mí.

El día 12 de enero nos reunimos los miembros del Club. Después de las navidades estuve dándole vueltas y decidí que podía ser buena idea comenzar este nuevo año haciendo un viaje. Así que con esas se lo planteé a los miembros del Club. Aún no sabemos hacia dónde nos llevará el viaje. Lo que teníamos claro era que cualquier viaje tiene un comienzo y decidimos que sería ideal coger un tren. Así pues barajamos opciones entre los siguientes:

Asesinato en el Orient Express de Agatha Christie

Extraños en un tren de Patricia Highsmith

Extraños en el tren nocturno de Emily Barr

El tren de los huérfanos de Christina Baker Kline

Salió elegido El tren de los huérfanos.

17181g1

Club de lectura – Diario de un zombi (Sergi Llauguer)

zombi

Ayer finalizamos Diario de un zombi de Sergi Llauger en el Club de lectura.

Como siempre disparidad de opiniones entre los miembros del Club, lo que hace los encuentros mucho más entretenidos.

SINOPSIS

Diario de un Zombi nos transporta a un mundo enterrado bajo las cenizas de la devastación, barrido por una pandemia de proporciones delirantes, donde el ser humano se ha extinguido casi por completo. Pero lo que hace diferente a esta historia es que los hechos están narrados desde una perspectiva muy peculiar. No en vano, el protagonista es un zombi, que por causas, de momento, desconocidas, conservó su conciencia después de su transformación. Tras unos primeros capítulos en los que se presenta al personaje, se empieza a desarrollar una historia de redención, de valores humanos y, sobretodo, de una insólita amistad, cuando el comportamiento frío, cínico e insociable de Erico, el protagonista, va cambiando asombrosamente después de conocer a una solitaria y misteriosa niña superviviente de 8 años de edad. Poco a poco, y a lo largo de una épica aventura juntos, Erico conseguirá conectar de nuevo con su lado más humano, recobrando aquellos recuerdos y sentimientos que no experimentaba desde los tiempos en los que la sangre corría con lozanía por sus venas. Diario de un zombi, ambientada gran parte en una Barcelona post-apocalíptica, ofrece al lector una agradable lectura que arrancará sonrisas y lágrimas por igual. Un soplo de aire fresco en el que el género se reinventa como jamás se hubiese podido imaginar.

MI OPINIÓN

Creo que Sergi ha sido original en sus propuesta para esta historia de zombis. El hecho de que el protagonista sea uno y que además no haya perdido la conciencia da un punto diferente a una trama que quizá, para mi gusto, está demasiado trillada. Como siempre, si no lo has leído y tienes intención de hacerlo, no sigas, es posible que revele cosas que no quieres saber.

Es una lectura amena, entretenida, de aventuras. Lo malo, que quizá es previsible. Ha recaído en los tópicos del género como son: virus causante del síndrome zombi, niña resistente al virus que es la salvación del mundo, modos de conseguir matar a un zombi de manera definitiva… Imagino que a los amantes de este género les gusta encontrarse con estos elementos conocidos en las novelas, pero yo esperaba (ya que su propuesta era diferente) que también hubiera sido original en estos aspectos. Peca bastante de rellenos innecesarios que podría haberse ahorrado (el principio donde habla de cómo vive Erico tras su conversión es divertida o interesante hasta un cierto punto. Llega un momento en el que quieres que empiece la historia y se alarga en exceso recreándose (presentando al protagonista). Incluye relatos que, en mi opinión no aportan nada a la historia y por supuesto al final (donde estás deseando que todo sea fluido) se excede de nuevo en descripciones demasiado extensas.

Esperaba que diera algún tipo de explicación a uno de los personajes que aparecen en la novela, los Arcángeles, pero nunca llegó. Tal como aparecen desaparecen y yo me quedé con la duda de ¿quién los creó? ¿quiénes eran esas personas que ahora eran mosntruos? ¿Eran personas?

Lo bueno, cómo describe los momentos de acción y sobre todo las escenas de Erico y Paula, son enternecedoras. Para mí éstas últimas son las mejores. Consigue atraparte en ellas y deseas que el tiempo se detenga.

En conclusión: no sería mi libro favorito pero se lee bien y es entretenido.

 

 

Club de lectura Diciembre 2016

puntos-vista

Este jueves mostré a los miembros del Club las siguientes imágenes para que me dijeran qué veían. Cabe preguntarse, ¿para qué? Dado que la temática que había guiado mi criterio de selección para las novelas del mes de diciembre eran los distintos puntos de vista narrativos, quise jugar un poco con ellos y mostrarles que los puntos de vista influyen a la hora de contar una historia.

Las novelas propuestas fueron:

  1. Crónica de una muerte anunciada – Gabriel García Márquez (Punto de vista de los testigos)
  2. El príncipe destronado – Miguel Delibes (Punto de vista de un niño)
  3. La ladrona de libros – Markus Zusak (Punto de vista de la muerte)
  4. Diario de un zombi – Sergi Llauger (Punto de vista de un zombi)

La novela elegida por los miembros del Club fue: Diario de un zombi.

zombi