La librería (Penelope Fitzgerald)

El mes de noviembre nos adentramos en La librería de Penelope Fitzgerald. Una novela autobiográfica que nos sumerge en un pueblo donde las costumbres, muy arraigadas, se resiste a los cambios a pesar de que la monótona existencia de sus habitantes esté hambrienta de novedades con las que alimentarse. Florence Green, una mujer viuda, decide abrir una librería. La resistencia que encontrará a la hora de conseguir su objetivo, nos mostrará la fuerza de este personaje para continuar adelante a pesar de los problemas.

¡Feliz lectura!

Anuncios

La señora Dalloway

Hoy hemos terminado “La Sra. Dalloway” de Virginia Woolf. Parece que la señora Dalloway ha conseguido tocar un poco más profundamente en nosotras tras una primera toma de contacto desalentadora. Una novela plagada de contrastes, críticas y sentimientos; cómo el paso del tiempo y la vejez se contrapone al pasado y la juventud. Cómo el mundo aparentemente idílico y tranquilo de la señora Dalloway entra en contraste con la visión de ese mundo en los ojos de Septimus. Aunque las horas pasan y continúan hacia delante todos parecen anclados en algún punto del pasado que vuelve una y otra vez a la mente de los personajes.

Ha sido una lectura compleja pero creo que satisfactoria. Virginia Woolf es una escritora que exige la atención del lector y su participación activa en la lectura, reflexionando sobre los temas y el subtexto que hay tras las palabras. Virginia Woolf experimentó rompiendo con el realismo imperante en la época metiéndose en la cabeza de sus personajes, narrando la historia de un modo diferente a como se hacía hasta el momento.

Me alegro que las impresiones hayan cambiado de la semana pasada a esta 😍😍😍.

Club de lectura 2017-2018

Esta semana pasada hemos comenzado el Club de Lectura en la librería Bravo. Un día para reencontrarnos con las antiguas miembros del Club y para conocer a las nuevas que se han incorporado este año.
Tras un juego para acertar cuál era el libro que habían leído cada una y que más les ha gustado este verano, procedimos a los votos.
Comenzamos el primer mes de lectura con “La señora Dalloway” de Virginia Woolf. ¡Feliz lectura!

 

Club de lectura 2016/2017

El Club de lectura 2016/2017 clausuró en junio. Un año con lecturas variopintas en las que unas nos han gustado más que otras. Aquí os dejo una lista de los libros que hemos leído:

La canción de Dorotea (Rosa Regás)

Ácido sulfúrico (Amélie Nothomb)

Fahrenheit 451 (Ray Bradbury)

Diario de un zombi (Sergi Llauger)

El tren de los huérfanos (Christina Baker)

Como agua para chocolate (Laura Esquivel)

La hija de Cayetana (Carmen Posadas)

La casa de los siete tejados (Nathaniel Hawthorne)

La tabla esmeralda (Carla Montero)

Casa de muñecas (Henrik Ibsen)

 

 

The catcher in the rye vs. El guardián entre el centeno

the-catcher-in-the-rye-004

No, no me he equivocado al meter el título de la entrada. Quiero hablar de The catcher in the rye la última novela que hemos leído en el club de lectura en inglés, pero no puedo hacerlo sin hacer referencia a El guardián entre el centeno.

Hace unos años leí la versión traducida al español y el libro me resultó insulso, no me aportó absolutamente nada y el protagonista me pareció un niño rico estúpido con ninguna otra cosa mejor que hacer que criticar a todo el mundo.

La experiencia tras leerlo en su versión original ha sido completamente diferente, de ahí que haga una entrada especial para este libro (si me hubieran dicho hace unos años que llegaría a hacer una reseña sobre este libro jamás lo hubiera creído. No habría malgastado mi tiempo en él).

Mi visión o mi percepción sobre Holden Caulfield y lo que le sucede a lo largo de ese fin de semana en el que se narra la historia es el resultado de encontrarse en un limbo entre la edad adulta y la niñez, un lugar que no le permite encajar ni en una cosa ni en otra. No comprende la forma de comportarse de los adultos y nos lo deja claro en numerosas ocasiones, criticándolos. Para él los adultos son falsos (phonies), palabra que repite hasta la saciedad. No comprende este comportamiento de los adultos. La manera de comunicación, falsa e hipócrita, las mentiras… y sin embargo no deja de imitar todo lo que detesta de los adultos en un intento por encajar. Tiene mucha rabia acumulada y falta de autoestima. Se ve constantemente con un ojo exterior que juzga y critica cada cosa que hace o dice. A Holden Caulfield no le gusta ser como es. Constantemente desea ser de otra manera. Crea pensamientos donde tiene éxito, donde se comporta y habla como le gustaría. Es muy peliculero, curiosamente, ya que nos deja también muy claro que odia las películas. Las odia porque le hacen creer en una realidad que no existe y eso le fastidia. Ve que la realidad no es como en las películas, es infinitamente peor y además él no se ve como el héroe o el protagonista. No tiene el control de las situaciones por eso siempre que se imagina cosas, son pensamientos violentos y de control y dominio sobre los demás siendo, para él, esa la única manera de demostrar que vale delante de todos esos a los que detesta.

Tiene una obsesión por proteger a los niños, él mismo explica que le gustaría ser the catcher in the rye, el guardián que vigila para que los niños que están jugando entre el centeno no se despisten y caigan por el acantilado. Ese acantilado quizá simboliza el paso a la edad adulta o las relaciones con los adultos. Porque, en mi opinión, lo que hace de Holden Caulfield lo que es son los posibles abusos sexuales que sufrió de niño. Esto no es algo que se especifique en la novela, pero varios puntos y frases de ciertos capítulos unidos con el resto de comportamientos del protagonista me llevan a pensar en esos posibles abusos, que explicarían la extraña manera que tiene de enfrentarse al sexo (lo ve como algo pervertido, lo incómodo que se siente cuando en el hotel entra la prostituta en su habitación a petición de él y comienza a ponerse nervioso). Explica también ese odio hacia la falsedad de los adultos. Es posible que un adulto amable y de confianza lo traicionara abusando de él. Por eso es incapaz de entablar relaciones duraderas con cualquier persona.

La única persona en la que se muestra verdadero y relajado es con su hermana Phoebe, todavía símbolo de esa niñez pura aún no manchada por el paso a la edad adulta o por los propios adultos. El único momento en el que Holden es feliz es en el carrusel viendo a su hermana montado en él, dando vueltas, símbolo quizá de la niñez que gira de manera perpetua.

Todo esto fui incapaz de verlo en la versión en español. Otra cosa que fui incapaz de entender es el hecho de que ciertos asesinos en EEUU tuvieran en su poder este libro como si de alguna manera hubiera sido su inspiración o se hubieran sentido identificados con él. Me pregunté qué demonios vieron en este libro y en el personaje de Holden que pudiera hacer algún tipo de conexión en sus cerebros y acabar haciendo lo que hicieron. Lo cierto es que después de leerlo en inglés, veo en Holden muchos rasgos que coinciden con la mente criminal de un potencial asesino en serie. Según Vicente Garrido en su libro La mente criminal suelen ser solitarios en la niñez, promovido por maltratos físicos, tener algún tipo de transtorno de conducta o mental. No sienten que encajen en la época (de edad) que les toca vivir y crean un mundo de fantasía y en ese mundo sienten la necesidad de influir en él de manera destructiva. Anhelan ser dueños de una vida diferente. Progresivamente imaginan que el control sobre la vida humana es la mejor forma para relacionarse con el mundo.

<<El asesino en serie pretende con los asesinatos convertirse en otra persona, ser alguien diferente de quien es, y acabar de esta forma con un tipo de vida que se le antoja intolerable>>.

Holden odia todo lo que le rodea, le deprime. En ocasiones dice que quiere morirse. Fantasea constantemente con situaciones alternativas a las vividas en las que él toma el control, sabe dar una buena contestación o incluso se imagina pegando varios tiros a un tipo o reventando la cabeza al que ha escrito fuck you en el muro de colegio de Phoebe o en el museo. Todos los pensamientos donde se ve haciendo lo que le gustaría y no lo que ha hecho, son violentos y van creciendo en violencia según avanza la novela. Desea ser diferente a como es. Su repulsión hacia Stradlater y los demás chicos que salen con chicas y que acaban teniendo sexo con ellas en la parte trasera del coche aunque ellas no quieran, la incomodidad que siente con la prostituta en el hotel, su visión de que todos los que están en ese hotel manteniendo relaciones sexuales son unos pervertidos, la confesión de que situaciones como la que acababa de tener en casa del profesor le ha pasado una veintena de veces durante la niñez, la sobrerreacción hacia la pintada del fuck you… son indicativos que van sumando poco a poco durante la novela hasta conducirnos (al menos a mí) a la conclusión de que recibió abusos durante la infancia. Holden no mata a nadie en la novela, pero como le dice el propio profesor: lo malo no es que se sienta así ahora. Lo malo es llegar a los treinta y seguir sintiéndose igual. Si nadie ayuda a Holden a solucionar todo este conflicto interno podría acabar siendo ese asesino del que hablo (y de nuevo, esta es sólo mi humilde opinión).

Hay muchas cosas de Holden Caulfield que siguen sin gustarme, pero puedo decir que su lectura en inglés me ha aportado una visión mucho más rica y profunda de él que en su mal traducida versión al español.

Club de lectura – El tren de los huérfanos

17181g1

Ayer dimos por finalizado nuestro trayecto en tren en el Club de lectura. El viaje ha sido controvertido, ya que el traqueteo suave ha hecho que sea agradable, pero nos hemos dado cuenta de que quizá cuando nos vendieron el pasaje nos dieron gato por liebre. Esperábamos tener ventanilla para poder disfrutar en profundidad del camino, pero nos dieron pasillo. Un pasillo sencillo y frío, sin tonalidades ni profundidad de campo. Recto, sin altibajos. El viaje prometía sorpresas, pero ha resultado ser plano y predecible. Nos han tocado unos compañeros de viaje que sí tenían vistas a la ventana y cuya charla ha resultado interesante a nivel informativo, pero no han sabido hacernos llegar todo lo que había tras esas ventanas. Su charla ha sido interesante, nos mantenía enganchados a escuchar lo que tenían que contar, pero no nos han dejado huella. Vamos, que no son de esas personas a las que te gustaría pedirles el número de teléfono para seguir en contacto y entablar una amistad.

Club de lectura febrero 2017

Estamos a punto de finalizar nuestro recorrido en El tren de los huérfanos y nos ha empezado a entrar hambre, por lo que lo primero que haremos nada más bajar del tren será comer algo. En el tren nos hicieron algunas sugerencias interesantes y ayer los miembros del Club estuvieron decidiendo cuál sería la más acertada. Las opciones fueron las siguientes:

Deseo de chocolate de Care Santos

Chocolat de Joanne Harris

Como agua para chocolate de Laura Esquivel

La cocinera de Himmler de Franz-Olivier Giesbert

Un cadáver entre plato y plato de Tom Hillenbrand

Hubo bastantes dudas al respecto, pero finalmente se decidieron por Como agua para chocolate.

como-agua-para-chocolate